Tradiciones y leyendas de Aragón: “LA RINGLERA” por José Antonio Cuenca

A pesar de la escasez de bienes y comida, en el duro mundo medieval no existía el desamparo total. Las relaciones de solidaridad y de fraternidad hacían posible que se redistribuyera la exigua riqueza, y con ello se aseguraban la supervivencia de los más pobres. La sociedad medieval era una sociedad de solidaridad porque la pobreza era la suerte común. Vestidos con harapos, malolientes y dedicados a pedir limosna  prevalecía el sentimiento de estar eternamente acompañado, porque los seres humanos vivían de forma gregaria. Generalmente extramuros (fuera del recinto amurallado) más  de una familia habitaba en una misma casa (generalmente choza), varios dormían en un mismo lecho. En el interior de las casas no había paredes verdaderas, sólo colgaduras.Cuando podían se introducían intramuros para conseguir dinero de los nobles y familias adineradas que allí vivían a cambio de lo que su imaginación les permitia.

Así comienza la entrada que José Antonio Cuenca (un médico amante de su tierra y su profesión) dedica a “La Ringlera”en la sección TRADICIONES Y LEYENDAS DE ARAGÓN de su blog “Aragón y Medicina 2” 

Lectura del artículo completo en el siguiente enlace: https://jacc56.wordpress.com/2016/06/10/la-ringlera/

¡Gracias amigo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s